En Tailandia, iniciativas como la de este templo aportan mucha esperanza a los afectados por el sida