Cuando un paciente muere, tras incinerarlo, si sus restos no son reclamados, se colocan bajo el buda