En este wat, los enfermos de sida encuentran cobijo y comprensión para, así, poder morir en paz.