En el actual siglo, todavía la explotación laboral en países pobres es altamente escandalosa.