Un niño sobre una pila de escombros, tras el desalojo de familias en Sulukule