Cientos de miles de mariposas llenan los caminos del Kalahari. A veces la conducción es imposible