Sinbad crece a orillas del Rio Nilo, en unas condiciones higiénicas deplorables.