Por culpa de la crisis cada vez son más las personas que viven en las calles del "primer mundo"