En las zonas rurales de Kenya muchos niños están huérfanos porque sus padres han muerto por el SIDA.