Con motivo del Día Mundial de la Vacuna contra el SIDA y recientes avances científicos en esta materia, se están generando expectativas muy altas de cara a incrementar la lucha contra el SIDA y conseguir erradicar el virus VIH.

Fruto de esta constante investigación se descubren nuevas debilidades de una enfermedad que lleva causando estragos desde los años 90. Y esta es la señal inequívoca de que la infección y el contagio entre humanos podrían prevenirse si se sigue investigando en esta línea.

Es necesario sustentar estos avances con todos los apoyos políticos y económicos posibles, para seguir dando pasos al frente y conseguir reducir las cifras que aún no son todo lo favorables que se desean:

  • Por cada dos personas que comienzan tratamiento, cinco personas se infectan por el virus.
  • 2  millones de personas mueren al año a causa del VIH/sida.

Por otro lado, existen motivos para ser optimistas, ya que hay indicios para creer que las antiguas vacunas contra la viruela (retiradas en los años 80 tras erradicar con éxito la enfermedad), pueden proteger e inmunizar los glóbulos blancos contra el receptor CCR5, el mismo que usa el virus VIH para infectar las células.

Otro de los descubrimientos anexos a la constante investigación, radica en la importancia de desgranar cómo se comportan los organismos de algunos enfermos infectados por VIH que no llegan a desarrollar el SIDA.
Se comprobó que estas personas, gracias a su gen HLA B57, conseguían una especie de inmunidad natural, basada en la creación y clonación de un tipo de glóbulo blanco, más potente, que defiende al organismo de posibles patógenos.

Sin duda esta sería otra alternativa más que importante para alcanzar una vacuna, aunque los expertos señalan que de conseguirla, la producción podría tardar entre 7 y 10 años en estar disponible.

No obstante, la consecución de una vacuna preventiva del VIH o la confirmación de estas teorías, podrían ayudar a reducir las más de 7.500 infecciones diarias que se producen actualmente, sería el camino más firme para controlar el virus, y quien sabe, si algún día, para vencer esta terrible pandemia.