El VIH, más conocido como SIDA, sigue siendo una de las grandes epidemias que azotan el mundo desde los años 90.

Por el lado de la investigación, que busca no solo prevenir este mal, sino erradicar las infecciones y frenar en la medida de lo posible los contagios, se estima que en 2008 el presupuesto mundial asignado para estos fines, rondaba los 700 millones de dólares.

Se ha pasado de tratamientos que implicaban la toma de más de veinte pastillas a una mejora en la calidad de vida del enfermo, traducida en tratamientos avanzados o en la reducción de estas dosis.

El mundo occidental se beneficia de estos avances, junto con países como Tailandia, no así, la gran víctima del virus, África, continua su devenir apesadumbrado a través de recortes en investigación, diferencias sociales y dificultades económicas hoy por hoy insalvables.

Se mire por donde se mire, falta presupuesto. Y de forma concreta, todos los avances que esas carencias económicas podrían perpetrar, son insuficientes si nos centramos en el escaso poder adquisitivo del continente africano.

En este sentido, si no se dirigen esfuerzos a investigar y evolucionar, África seguirá batiendo records negativos de nuevos infectados, contagios, prevalencia de la enfermedad, y en suma, que la primera causa de las defunciones de sus habitantes, siga siendo el SIDA.

Haciendo hincapié en 3 datos oficiales de los últimos informes realizados por ONUSIDA/OMS para medir el impacto de la enfermedad, la zona subsahariana es la gran azotada. Podemos extraer varias conclusiones:

  • De los casi 33,5 millones de personas infectadas a nivel mundial, según datos de 2008, el 67% corresponden a África, en su región subsahariana.
    A pesar de los avances médicos y de las facilidades de acceso respecto a precios, las diferencias sociales, siguen siendo abismales.
  • Durante el año de estudio, se han detectado 2,7 millones nuevas infecciones en el mundo y, de nuevo, un alto porcentaje (70,37%) se localiza en África subsahariana.
    Este dato nos muestra que, a pesar de que se ha duplicado el número de personas que han recibido antiretrovíricos en países de ingresos bajos y medianos del 2002 al 2008, la penetración de este virus, sigue siendo creciente en zonas más desprotegidas (en lo que a acceso a medicamentos y avances de investigación se refiere), con una estadística alarmante: en 2010 solo 4 de cada 10 enfermos, recibe tratamiento.
  • 2,0 millones de muertes trajo consigo el SIDA en el mundo, de los cuales, 1,4 millones tuvieron lugar en África subsahariana.

Esta cifra supone un escalofriante 70% del total, lo que supone un claro indicador de las necesidades coyunturales y humanitarias que esta zona precisa.

Ahora más que nunca, tenemos la responsabilidad de hacer frente a esta enfermedad, apoyando iniciativas, haciendo visible una necesidad vital, cada vez más apremiante, del pueblo africano, y muy importante, dando visibilidad a esta causa con todos los medios que el primer mundo nos ofrece.

En InspirAction queremos dar protección a las personas que sufren de cerca el virus del VIH/SIDA, particularmente en el continente africano. Ofrecemos cuidados a los afectados por la enfermedad y velamos para que se sientan acompañados y protegidos.