Un niño en la puerta de su casa en los palafitos-chabola de Puerto Princesa, en Palawan, Filipinas