El problema

Nos encontramos ante una crisis climática sin precedentes que ya está afectando la vida de millones de personas, sobre todo en los países pobres.

 Esto es lo que está ocurriendo aquí y ahora: el progresivo aumento de la temperatura global está provocando graves alteraciones en el clima. Sequías, inundaciones, huracanes son fenómenos cada vez más frecuentes y quienes están en el frente de esta desigual e injusta batalla climática son –y seguirán siendo- los más vulnerables.

La comunidad científica coincide: si continuamos con la actual emisión de gases contaminantes, en los próximos 20 años empujaremos a 30 millones de personas al hambre extrema. Y en el año 2050, 250 millones más se verán obligados a abandonar sus hogares por culpa del aumento en 2ºC de la temperatura global. 

 

¿Qué estamos haciendo? 

Los más pobres son los que menos recursos tienen a la hora de hacer frente al cambio climático. Desde formación a agricultores para construir parcelas de tierra cultivables en Bangladesh hasta paneles solares en Malí nuestro principal objetivo es que nuestros beneficiarios sean cada vez más resistentes a esta amenaza climática, se adapten mejor y saquen el mayor provecho de sus recursos.

Al mismo tiempo, presionamos a los poderosos para que se comprometan en la solución de este problema del que son en gran medida responsables. 

¿Qué puedes hacer tú?