Abril de 2014

Muchas provincias de Bolivia han sido declaradas en estado de emergencia nacional a causa de las fuertes lluvias e inundaciones continuadas de los últimos días.

Las lluvias torrenciales del pasado fin de semana han provocado que tres de nuestras contrapartes locales, que trabajan con comunidades indígenas del Amazonas, hayan tenido que detener sus actividades.

InspirAction está trabajando junto a sus contrapartes locales para dar una respuesta a esta emergencia.

Las peores inundaciones en años

Las fuertes lluvias del pasado sábado 25 de enero provocaron el desbordamiento del río Beni. Los deslizamientos de tierra han sepultado casas y cultivos y han dejado diez muertos. Muchas comunidades con carreteras intransitables han quedado completamente aisladas aunque aún es posible comunicarse por radio.

Las contrapartes nos cuentan que estas son las peores inundaciones que recuerdan. Olver Vaca, de nuestra  contraparte CIPCA, dice que las comunidades indígenas son las más afectadas, ya que los cultivos de los que dependen para sobrevivir han quedado destrozados.

Casas y caminos arrasados

Según las primeras estimaciones del gobierno boliviano, 1.286 familias han sido afectadas. Nuestra contraparte Practical Action ha recibido noticias sobre las ciudades de Rurrenabaque y San Buena Ventura, según los cuales al menos 10 personas han muerto y 173 personas han sido evacuadas de sus hogares y más de 30 casas han sido destruidas. Además, existe un alto riesgo de propagación de la fiebre del dengue debido a la gran cantidad de agua estancada que hay.

Nuestra Respuesta

Desde InspirAction, y en coordinación con el gobierno de Bolivia, estamos llevando a cabo una evaluación de las necesidades más urgentes y visitando a los pueblos más afectados.

Nuestros socios CIPCA, Practical Action y la Fundación Nuevo Norte, tienen una importante presencia en la región afectada, así como una amplia experiencia en la respuesta a emergencias.