InspirAction © Hannah Richards

La evasión fiscal provoca que los países empobrecidos pierdan cada año 160.000 millones de $, mucho más de los que reciben en concepto de ayuda. Si estos países contaran con todo ese dinero, podrían transformar las vidas y las expectativas de gran parte de sus ciudadanos. Pero la realidad es que multinacionales y gobiernos perpetúan este expolio económico, condenando así a millones de personas a una vida de miseria y hambre.

Gran parte de estas prácticas fraudulentas se canalizan a través de los paraísos fiscales. De hecho, se calcula que la mitad de las transacciones financieras y comerciales globales se realiza a través de estos lugares.

A muchos de nosotros nos preocupa enormemente esta injusticia. Es por eso que en febrero de 2010 un grupo de organizaciones nos reunimos en el Foro Social Mundial en Dakar (Senegal) y lanzamos la campaña No a los paraísos fiscales, en la que pedimos a los líderes del G20 que la transparencia financiera sea una prioridad en sus agendas.

Varios meses más tarde, ya somos cerca de 60 organizaciones en todo el planeta aliadas bajo esta campaña internacional y hemos conseguido cerca de 40.000 apoyos.

Acabamos de entregar vuestras firmas al Presidente de la Comisión Europea José Manuel Durão Barroso, al Presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy y al Presidente Nicolas Sarkozy como anfitrión del G20 este año. Muchísimas gracias a todos los que lo habéis hecho posible.

 

En breve os informaremos de los próximos pasos que seguirá la campaña "No a los paraísos fiscales"

 

Visita la web internacional de la campaña