La pobreza es una afrenta contra la humanidad. Roba a la gente la dignidad, la libertad, la esperanza, y el poder para decidir sobre sus propias vidas. InspirAction tiene un objetivo - el fin de la pobreza - que creemos puede convertirse en realidad.

Trabajamos para mejorar las condiciones de vida de los colectivos más desfavorecidos mientras luchamos por devolverles poder sobre sus vidas. Porque en InspirAction entendemos la pobreza como una falta de poder en cuatro aspectos:

Poder personal: en el que se incluye el acceso a la salud, la educación, el bienestar mental, las condiciones de trabajo y ocio decentes y las relaciones familiares.

Poder económico: ingresos, liberalización de la desigualdad extrema, seguridad económica y acceso o control sobre los recursos.

Poder social: bienestar de la comunidad, relaciones sociales e inclusión social, condiciones ambientales.

Poder político: libertad política, seguridad política y ciudadanía activa.

Creemos que las personas y las comunidades tienen derecho a ejercer el poder sobre su propia vida en estos cuatro sentidos. Esto sustenta nuestro triple objetivo esencial: poner al descubierto el escándalo de la pobreza, ayudar de manera práctica a erradicarla, y cambiar las estructuras y sistemas que favorecen a ricos y poderosos frente a pobres y marginados.