no hay lugar donde huir cuando lo que esta colapsando es nuestro hogar, el mundo