la desesperanza provoca miradas infinitas hacia ninguna parte