A 4.100 metros de altura, en el altiplano boliviano, la vida sigue su curso. ¿Cómo ayudar?