La deforestación es la principal causa de las grandes epidemias