En invierno los cajeros de los bancos sirven de hogar para los sin techo.