Inmigrantes resignados esperan que se aclare su situación legal en un campamento de Melilla