Es una metáfora de los pájaros que quieren entrar en la jaula para sobrevivir, y nosotros de brazos