Madrid, tan contaminada, que ni en noches despejadas se ven las estrellas...