Somalia vive una guerra civil protagonizada por los “señores de la guerra”, milicias y bandas delictivas. Pero el problema principal que vive este país africano es el hambre de sus ciudadanos. La pobreza, a causa de la sequía y la falta de alimentos, se ve agravada por la aparición de la piratería.

El problema de los piratas en Somalia nace en la década de los 90’, poniendo en peligro muchas de las rutas navieras mundiales. La piratería somalí apareció como consecuencia de la presencia de barcos de pesca en la zona, por no existir una vigilancia del banco pesquero, ni de pagos o cuotas de pesca en el país. Estos veían como robaban mariscos y peces a una de las naciones más pobres del mundo y arruinaban el sustento de sus familias.

Estos piratas se mueven en aguas del Océano Índico y suelen ser marineros y pescadores, que ante la falta de autoridad y de medios de vida, optaron por la vida delictiva. La forma de actuar de los piratas de Somalia es por motivos económicos y políticos, ya que secuestran al personal de barcos que transitan por estas latitudes, y piden rescaten millonarios. 

La mayor parte de esos rescates en Somalia llevados a cabo por piratas son utilizados en beneficio personal, mientras que muchos conciudadanos mueren en la pobreza.

Paradójicamente, a la situación que vive los somalíes existen informes que demuestran que la actividad que llevan a delante los piratas ha tenido un impacto económico beneficioso en la zona. Gracias a su cultura de compartir, se han creado empleo, desarrollado una industria local siguiendo el proverbio somalí que dice: “El hombre que tiene 150 cabras mientras sus parientes no tienen ninguna, es pobre”.

Muchos señalan al cambio climático como el gran culpable del hambre y la pobreza de Somalia. Si la lluvia no llega, las cosechas no crecerán, el ganado no tendrá alimento y los habitantes de esta región no tendrán agua potable que beber. La sequía, producida por el cambio climático, ha afectado seriamente a las cosechas y al ganado. Muchos agricultores y ganaderos han tenido que emigrar de sus tierras en busca de agua y de víveres para alimentar a sus familias. Este camino, de huida de la miseria y de la guerra, ha costado la vida a miles de somalíes.

La ayuda humanitaria

Uno de los problemas más graves, en medio de tanta miseria, es que mucha de la ayuda humanitaria internacional llega en barco a Somalia, pero los piratas dificultan su paso. Estos impiden que alimentos y materiales necesarios para la subsistencia de miles de pobres y refugiados somalíes entren en la zona.  

InspirAction junto a sus contrapartes en Somalia trabajan para que los medicamentos y los alimentos lleguen a todos los refugiados y habitantes de Mogadiscio. Y procuran que todos tengan un refugio donde descansar y poder enfrentar enfermedades como la malaria.

Conoce las medidas tomadas por nuestras contrapartes en el Cuerno de África destinadas a enfrentar esta emergencia humanitaria y procurar que las comunidades más vulnerables tengas agua potable, refugio y alimentos.