Los fenómenos naturales pueden amenazar a cualquier persona, sin embargo, las comunidades más pobres suelen ser las más afectadas porque habitan en viviendas precarias, construidas en zonas de riesgo. En caso de catástrofe grave, la ayuda de emergencia puede tardar horas, incluso días, en llegar, así que es crucial que la población esté preparada.

Los países en desarrollo afectados por la desertificación, la sequía o inundaciones son vulnerables al no contar con medios suficientes para mitigar los efectos de los desastres naturales. Para estimular la capacidad de fortalecimiento de las comunidades pobres estos países deberían tener la posibilidad de reducir los efectos de las catástrofes naturales a través del acceso a los conocimientos científicos y técnicos modernos.

Las comunidades más vulnerables: mujeres, niños, pobres, discapacitados y personas mayores, sufren más los efectos de las crisis poniendo en peligro su propia supervivencia. Un importante número de personas viven en condiciones precarias en contraste con los recursos disponibles, se necesita de forma urgente una redistribución más equitativa de los bienes de primera necesidad.

Preparándose para los Desastres

El recrudecimiento de las consecuencias y alcance de los desastres naturales, se debe al aumento de población en situación precaria. Para reducir la vulnerabilidad, se necesita reforzar o crear grupos de trabajo capaces de anticipar los desastres naturales y movilizar rápidamente los recursos.

La población femenina juega un papel fundamental en la capacidad de fortalecimiento de sus comunidades. Ellas aseguran una distribución equitativa de las ayudas y donaciones, y suponen el principal sustento de sus hogares. Este nuevo rol, es clave en la disminución de la marginalidad económica de las mujeres y su exclusión social.

Factores determinantes de las comunidades vulnerables:

  • Económica: las comunidades pobres carecen de los recursos económicos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas
  • Social: no cuentan con las oportunidades para desarrollarse, ni con la capacidad para  acceder a bienes y servicios básicos.
  • Entorno: determina las oportunidades de integración de estos colectivos y su movilidad social entre grupos.

Es primordial que los planes de desarrollo para enfrentar desastres respondan de manera directa a las necesidades de las comunidades pobres; que permitan reducir los riesgos y amenazas que suponen los Desastres Naturales.

La implementación de programas  contribuye a que personas, familias y comunidades superen su situación de pobreza, disminuyan su vulnerabilidad social y adquieran más recursos para  enfrentar las situaciones críticas.

InspirAction promueve actividades para fortalecer las capacidades de las comunidades vulnerables ante desastres naturales. Llevamos adelante varios proyectos de autoayuda  en Guatemala poniendo énfasis en la organización comunitaria y en la formación de sus pobladores.

Nuestra contraparte CASM ayuda a varias comunidades en Honduras por medio de programas dirigidos pobres y a mujeres, ya que la falta de información básica, de concienciación y comprensión les hace incapaces de enfrentar los desastres.

Ayúdanos a reforzar la capacidad de estas comunidades vulnerables y a enfrentar juntos los desastres naturales. ¡Colabora con InspirAction!