En 15 años, el 98% de los bosques tropicales en Indonesia y Malasia habrán desaparecido, si no se encuentra la forma de producir aceite de palma sostenible.

El aceite de palma se extrae del mesocarpio de la fruta de la palma, tras varios procesos durante los cuales se producen grandes cantidades de desperdicios sólidos. Por ejemplo, las cáscaras y las fibras que se desechan se queman como combustible. Esta actividad sin control y el escape de gases contamina el aire que respiran las comunidades cercanas.

La demanda del aceite de palma, a causa de sus propiedades, ha provocado que se expanda su plantación, perjudicando a las comunidades más débiles de la zona y trayendo consigo consecuencias serias para el medioambiente. El aceite de palma roja es reconocido por su color y por los beneficios para la salud, por ser rica en vitaminas A y E. Además, por su contenido en ácidos grasos monoinsaturados ayuda a reducir el colesterol y prevenir enfermedades coronarias.

 

Los grandes productores de Aceite de Palma

¿Sabías que el aceite de palma es el segundo más consumido del mundo? Este aceite se usa en la cocina para elaborar productos de panaderías, pastelerías, confiterías y platos congelados. Pero además, se emplea en la fabricación de detergentes, jabones, grasas lubricantes, pinturas, barnices y en el Biodiesel. Muchos países se encuentran en el aceite de palma venta asegurada porque se utiliza para elaborar diversos productos.

Si lees las etiquetas de los productos que consumes, verás reflejado este ingrediente como “aceite vegetal”. La palma, originaria de África, pasó a América y después a Asia. Uno de los mayores productores del aceite de palma es Malasia, otros son Colombia, Nigeria, Indonesia y Tailandia.

El crecimiento del comercio de este producto ha provocado la proliferación de plantaciones de palmas, a costa de la devastación de bosques protegidos, con la consecuente amenaza de la vida de las especies animales y vegetales que allí viven.

 

Consecuencias de la Plantación del Aceite de Palma

Propiedades del aceite de palma y el interés de empresas de cosmética o alimentación en obtener más beneficios, han presionado a comunidades campesinas pobres a que abandonen sus casas y tierras, con la finalidad de extender sus plantaciones de palma y vender más cantidad de este producto.

Uno de los últimos casos relacionados con la plantación de aceite de palma es el de la empresa The Body Shop. Esta rompió relaciones comerciales con su proveedora de aceite de palma Daabon Organic, al enterarse de que intentaban que tribunales de Colombia expulsaran a agricultores de sus tierras para extender sus plantaciones. Nuestra contraparte Christian Aid dio apoyo a los campesinos y contactó con los directivos de The Body Shop con el fin de contarles que ellos compraban aceite de palma a una empresa que había expulsado a 550 campesinos de sus tierras. Finalmente, después de una larga lucha las familias de Las Pavas han vuelto a sus hogares. Gracias al trabajo de InspirAction y a nuestra contraparte PDPMM y hemos conseguido que esta lucha sea legítima.

Junto con la expulsión de personas de sus tierras, el cultivo de aceite de palma ha provocado serios problemas medioambientales como la deforestación, la contaminación del aire y del agua o las sequías.

Malasia está exterminando grandes extensiones de bosques para propagar sus plantaciones de aceite de palma. La tala indiscriminada de árboles ha provocado que ríos de estas zonas se vuelvan ciénagas, y que sus habitantes regresen a casa con las manos vacías, porque no han podido encontrar ningún alimento. 

Otro de los países más afectados por las plantaciones de aceite de palma es Indonesia. Este cultivoes un gran contaminante atmosférico, que contribuye  a aumentar el cambio climático del planeta, pero a su vez es fuente de empleo trabajo para las comunidades vecinas y colabora en la erradicación de la pobreza en este país.

Una de las soluciones es que la demanda de aceite de palma disminuya y se busque alternativas sostenibles a este producto. O por ejemplo, que sólo se utilice sólo el aceite que provenga de plantaciones ya existentes.

Colabora con InspirAction y ayuda a que estas comunidades logren justicia económica y social. ¡Dona Ahora!