Niños que trabajan como pastores durante todo el día en las montañas Simien, en Etiopía