Considerada como "el oro azul", el agua ha entrado con fuerza en el imaginario del futuro del mundo