Incluso en una de las ciudades más ricas del mundo, hay miles de personas que viven en la calle