Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Sahel

jueves, 1 de marzo de 2012  Emergencias Burkina Faso Chad Malí Mauritania

Siete millones de personas se enfrentan al fantasma de la hambruna en la región del Sahel. InspirAction está intensificando sus planes de alerta temprana para asistir a la población de esta árida franja.

Niger, Mali, Chad, Burkina Faso y Mauritania ya sufrían una crisis nutricional severa, pero el reciente empeoramiento de la situación en marzo de 2012 ha empujado a los gobiernos de los 5 países a declararse en estado de emergencia y a lanzar un llamamiento internacional en búsqueda desesperada de asistencia.

“El Sahel se encuentra otra vez ante una crisis humanitaria. Sus gobiernos ya han lanzado la voz de alarma y están comenzando a actuar”, indica Cristina Ruiz, responsable del programa humanitario en África. “Ahora la responsabilidad recae sobre la comunidad internacional. Esta vez tiene que reaccionar rápidamente si queremos evitar más sufrimiento. Los gobiernos del Sahel no pueden hacer frente a esta situación solos”.

La escasez de lluvias y la sequía endémica están provocando un empeoramiento progresivo de la situación. De hecho, en Burkina Faso se estima que el 41,47% de la población se enfrentará una inseguridad alimenticia aguda. Malí, por su lado, perdió entre 2010 y 2011 el 11,8% de su producción de cereal. El gobierno nigeriano cree que más de la mitad de los núcleos urbanos del país se están quedando sin alimento.

Esta crisis no es nueva. Se trata del punto álgido de una situación de inseguridad alimentaria que lleva azotando a la región desde hace mucho tiempo. Durante 2010 lanzamos un llamamiento para asistir a la población que más estaba sufriendo con la escasez de alimento. No solamente proporcionamos ayuda inmediata sino que apoyamos a las comunidades de Níger, Burkina Faso y Mali en el largo plazo, para que fueran resistentes a futuras crisis.

Hemos detectado un empeoramiento significativo del nivel de hambre en toda la región y hemos empezado a actuar”, afirma Cristina Ruiz. “Estamos ampliando nuestras intervenciones en Mali y Burkina Faso. Esto incluye facilitar el acceso a cereales, dar apoyo nutricional, distribuir forraje para los animales, reforzar de los medios de vida de las personas y aumentar su capacidad para hacer frente a crisis futuras”.

Tú puedes ayudarnos a detener esta crisis. Haz un donativo a nuestro fondo de emergencias.


Últimas actualizaciones de la emergencia
Últimas crisis en el país
Reconstrucciones anteriores