Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

República Democrática del Congo (RDC)

lunes, 11 de abril de 2011  Emergencias República Democrática del Congo


RDC: Mujeres miembro del grupo de granjeros UPKA, contraparte de InspirAction, trabajan en campos de arroz en Kandolo (RDC). UPKA está formando una red de granjeros conocedores de las leyes locales y nacionales, para que puedan enfrentarse a la corrupción.

Diez años de guerra en la República Democrática del Congo (RDC) han dejado un legado de pobreza, desplazamiento, violencia y corrupción. Aunque el conflicto ha terminado y en 2006 tuvieron lugar las primeras elecciones abiertas en cuarenta años, las luchas todavía tienen lugar en las provincias orientales de Kivu.

Con ese telón de fondo, las contrapartes de InspirAction ayudan a las comunidades a reconstruir sus vidas y su futuro. Juntos, apoyamos los derechos humanos, la paz y la democracia, fortaleciendo la sociedad civil, concediendo programas de crédito e impartiendo distintos tipos de formación: programas sobre VIH/SIDA, formación para ganarse la vida y programas de ayuda a mujeres víctimas de la violencia sexual.

Allí donde la ley y las instituciones del estado han desaparecido, ayudamos a establecer la paz apoyando a las personas en la promoción y protección de la democracia y los derechos humanos y en la resolución pacífica de las disputas.

Dona ahora

El movimiento de los granjeros

En la provincia oriental de Maniema, tan grande en tamaño como Bélgica, ocho de nuestras organizaciones contrapartes trabajan para ayudar a algunas de las poblaciones más aisladas y que más han sufrido los efectos de la guerra de RDC.

UPKA (la Unión Rural para el Progreso) ayuda a enfrentarse a la corrupción en toda la provincia desarrollando una red de granjeros que conocen las leyes locales y nacionales, confían y se apoyan en ellas para protegerse.

Mwanso Walimbwa lidera este grupo local de granjeros y explica cómo se protegen ante los funcionarios corruptos. Policía, militares y funcionarios son algunos de los grupos que abusan de su autoridad en zonas rurales, donde muy pocos pueden leer y escribir, exigiendo a los granjeros el pago de impuestos ilegales.

"Me molesta que todavía se aprovechen de los demás”, comenta Mwanso, quien está dispuesto a compartir sus conocimientos con todos los residentes de la zona. Quiere que otros se enfrenten a la corrupción y disfruten de los beneficios que él ha comprobado en su propia vida.

"Ahora que sabemos que podemos ahorrar, podemos empezar a planificar nuestro futuro”, afirma. “Desde que me uní al movimiento, he podido comprar muebles para mi casa. He comprado un colchón en el que toda mi familia puede dormir. Espero que esto siga así para que podamos trabajar en paz”. El dinero ahorrado también permite al grupo pagar la asistencia sanitaria y la educación para sus familias.

Pero los logros no se quedan ahí: los representantes del movimiento de granjeros pueden ahora denunciar con seguridad otros abusos y exigir que el gobierno local tome medidas. Esto supone un paso fundamental en el camino hacia la democracia para este país tan devastado por el desgobierno y por un conflicto sangriento.

Únete

Foto: © InspirAction - Heidi Bradner


Últimas actualizaciones de la emergencia
Últimas crisis en el país
Reconstrucciones anteriores