Los tsunamis se llaman a las grandes olas que se producen en el mar, cuya causa principal son los terremotos. Tsunami es una palabra japonesa que significa “ola de puerto”.

¿Sabías que en todos los océanos no se producen tsunamis? Para que se formen estos fenómenos naturales se necesita gran cantidad de masa líquida y la suma de otras condiciones especiales. Los tsunamis ocurren sobre todo en el Océano Pacífico, en las costas de Chile, Perú y Japón. Una falla de subducción (placa que se desliza bajo otra) como las que se ubican entre las placas de Nazca y la Sudamericana propicia la deformidad del fondo marino y que aparezcan los tsunamis.

Causas del tsunami

Según los físicos, los tsunamis se propagan en una sola dirección, en el caso de que la longitud de onda sea mucho mayor que la profundidad del agua. O sea, que la velocidad de la ola gigante del tsunami es independiente de su longitud de onda, dependiendo únicamente de la profundidad de las aguas. Otro dato importante que nos aportan, es que cuando se produce el tsunami (en alta mar) la profundidad del océano es de varios kilómetros, y a  medida que se acerca a la costa esta profundidad disminuye.

Muchos tsunamis son imperceptibles en altamar, a pesar de que su velocidad promedio es de 700 kilómetros por hora. Cuando van acercándose a la costa las olas disminuyen la longitud de onda y  la velocidad, pero crecen en altura.

Los tsunamis pueden ser producidos por terremotos, erupciones volcánicas o impactos de meteoritos.

Los terremotos se producen por el movimiento de las placas tectónicas subacuáticas, que provocan que el agua suba de nivel y, luego baje. Para que se ocasione un tsunami es importante que el fondo marino sea movido en sentido vertical, de modo que las masas oceánicas sean impulsadas hacia afuera. Esta inmensa masa de agua intenta recuperar el equilibrio, lo que provoca que sucedan las inmensas olas. Si el terremoto se produce en sentido horizontal habrá menos probabilidad de que ocurra este fenómeno devastador. 

Las erupciones de volcanes submarinas tienen la fuerza suficiente como para crear una gran columna de agua y dar origen a los tsunamis.

Los impactos de meteoritos alteran la tranquilidad de mares y océanos. Esta energía añadida a la masa oceánica provoca grandes olas o tsunamis.

Consecuencias de un  tsunami

Los tsunamis que llegan a la costa pueden producir muchos daños. Algunos de ellos son:

· Los daños que provoca la ola al golpear en la costa: Arrastra objetos que golpea contra otros y en la superficie terrestre. Cuando el agua se retira podremos ver la magnitud de la destrucción de todo lo que ha encontrado a su paso.

· Los daños causados por las inundaciones: los objetos livianos o que no han estado sujetos flotan en el agua. Muchas inundaciones causadas por los tsunamis han destrozado cultivos y ganado, importantes medios de subsistencia para esas poblaciones.

· Los daños por el debilitamiento de los cimientos: estos deterioros afectan a edificios, carreteras, líneas de ferrocarril y otros medios de comunicación. 

Estos tremendos daños afectan sobremanera a sus comunidades que ven cómo de un día para otro no tienen casa o han perdido todos sus objetos personales. Muchos de estas comunidades no tienen los medios para salir adelante después de semejante golpe. Por ello necesitan la ayuda de la comunidad internacional y la tuya.

Únete a InspirAction y ayúdanos a llevar adelante nuestros programas de alertas antes estos desastres y a estar presente ante cualquier emergencia. Junto a nuestras contrapartes en Filipinas trabajamos junto a sus pobladores que han sufrido la devastación del Tifón Washi que ha arrasado casas y llevado consigo decenas de muertos, para paliar sus graves consecuencias.