Tabitha_Ross-_Guerras-israel_checkpoint.jpg

La guerra es la forma primaria de destrucción, no sólo de vidas humanas, las guerras son las responsables de la desaparición de culturas y etnias enteras. Por pequeño o aislado que pueda parecer el conflicto siempre tiene grandes implicaciones sociales y políticas.

Los propósitos que pueden perseguir alguna de las partes o bandos, pueden ser el control de recursos naturales y económicos, la apropiación forzosa de bienes materiales o ideológicos, y muy importante, la derogación del gobierno para auto adjudicarse el poder y control.

Hay muchos tipos de guerra y normalmente se suele hacer distinción entre conflicto armado y guerra, guerra civil y guerra mundial, etc.

Las implicaciones de las guerras van más allá de los grupos implicados, con la globalización las consecuencias de conflicto se extienden rápidamente, pudiendo afectar con consecuencias devastadoras economías alejadas de las zonas beligerantes.

El desencadenamiento de este tipo de conflictos supone un fracaso de las vías diplomáticas y una grave erosión de las relaciones internacionales. A pesar de que las guerras suponen pingües beneficios para muchos, sobre todo aquellos sectores implicados en el comercio de armas y en el expolio de Recursos Naturales, las guerras suponen una pérdida para el resto de la humanidad. Afectan seriamente a la marcha de la economía globalizada, alteran mapas geopolíticos, estableciendo fronteras artificiales que muchas veces separan y dividen etnias y culturas, y lo más importante, suponen en la mayor parte de los casos, la desaparición de esperanzas y proyectos para el futuro de los países y personas afectadas.

Los actos de guerra vienen habitualmente de la mano de violencia, agresiones, asesinatos y hostilidad que se traduce en todo tipo de presión por fuerzas armadas. El objeto de toda esta violencia es la población civil, dejando marcas profundas y traumas personales y sociales.

Las consecuencias y costes de una guerra no se pueden cuantificar con exactitud, pero a grandes rasgos suelen implicar:

  • Un gran número de muertos entre población civil y militar
  • Millones de desplazados huyendo del conflicto para intentar sobrevivir en otro lugar.
  • Destrucción de los cimientos tanto físicos como coyunturales e institucionales de ciudades, regiones  o países.
  • Disminución drástica de producción comercial con consecuencias directas en la economía y estructura interna del país: deudas, déficit, debilidad, decadencia…
  • Cambios territoriales y fronterizos que afectan a costumbres, sistema político, cultura, la existencia de minorías étnicas o que directamente, enfrenten a regiones enteras.
  • Periodos de Posguerra que implica una reconstrucción en muchos casos total, de todos los elementos que se han visto afectados tras el conflicto.
  • La destrucción de tejido social durante décadas, la recuperación económica puede ser relativamente rápida si se cuentan con ayudas internacionales, pero las consecuencias sociales y el drama de la guerra suele perdurar varias generaciones. Incluso en aquellas personas que no llegaron a vivir el periodo de postguerra. Ejemplos: La Guerra de Afganistán tras el Golpe de 1978, la Guerra de Bosnia en 1992 o la Guerra Civil, que tras más de 70 años sigue abriendo debate político.

Para Inspiraction nuestra prioridad es socorrer a las víctimas del conflicto, y proporcionarles los medios disponibles para que puedan construir un nuevo futuro.

¿Quieres formar parte de la solución? Hazte socio