Refugiados de Dadaab de Álvaro Ferrero

Más de 15,4 millones de refugiados existen en todo el mundo, según datos de la Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

El refugiado huye de los conflictos armados y sociales de su país o región, escapa del hambre y de la pobreza, de la persecución y de las violaciones a los derechos humanos. La Convención de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados los define como “las personas que tienen un temor fundado de persecución debido a su raza, religión, nacionalidad, membresía en un grupo social específico, u opinión política. Además se encuentra fuera de su país de nacionalidad y no puede obtener la protección de su país, de donde es nacional, o de residencia habitual, o no puede volver ahí, por temor de persecución”.

Muchas organizaciones humanitarias trabajan, alrededor del mundo, en campos de refugiados asistiendo y ayudando a las comunidades que viven allí. Estas personas necesitan cobijo, alimentos, materiales, agua potable;  además de educación, servicios de salud y actividades que logren su desarrollo. Existen campamentos de refugiados de diferentes tamaños, donde viven desde 50 personas hasta 400.000.

Por ejemplo, el campo de refugiados de Dadaab posee más de 400.000 refugiados. Este dato muestra de la crisis en la que viven los habitantes del Cuerno de África. Cada día llegan cientos de somalíes, huyendo de la pobreza y la guerra, a los 3 campos de esta zona -Dagahaley, Hagadera e Ifo-, en busca de refugio, alimentos y medicinas. 

Existen varios tipos de refugiados:

· Refugiado Económico: la situación económica que existe en sus países no le permite encontrar un trabajo o prosperar. Estas personas escapan hacia otros países que le ofrezcan esperanzas de vida mucho mejores.

· Refugiado Político: a causa de su activismo político o por sus ideales son perseguidos por las fuerzas de su país. Eligen huir de su país por temor a perder la vida y la de su familia.

· Refugiado Ambiental: muchos refugiados han tenido que abandonar sus casas porque las inundaciones les han dejado sin nada. El cambio climático que causa sequías y desertización ha acabado con las cosechas de miles de somalíes, y la deforestación, que ha afectado a sus medios de vida y a sus hogares, ha provocado que otros cientos de ciudadanos emigren de sus ciudades.

· Refugiado de Guerra: estos han tenido que abandonar sus casas y campos porque ha estallado, en su país o zona en la que vive, una guerra o un conflicto social. Las causas pueden ser por conflictos internos o entre países, una división de estados o cuestiones étnicas.

· Refugiado Sanitario: estas comunidades se ven en la obligación de desplazarse a otras regiones porque las enfermedades, el hambre y la pobreza afectan gravemente a sus familias y vecinos.

El Consorcio de la Frontera Tailandia-Myanmar, del que InspirAction forma parte, trabaja en los campos de refugiados birmanos para que no les falte comida y cobijo. La crisis humanitaria en la que se encuentran los birmanos necesita del apoyo de todos.

Colabora con InspirAction y ayuda para que los birmanos tengan una vida digna, que puedan trabajar por su cuenta, y conseguir su propio sustento.