En la capital de Nepal, mucha gente no dispone ni de agua corriente.