Una madre, feliz por ver cómo dábamos nuestra comida a sus hijos