La pobreza tiene nombre de mujer

7 de cada 10 personas pobres en el mundo son mujeres. Esta impactante cifra define bien la relación que existe entre la desigualdad de género y la pobreza. Sin embargo no la define al completo. Lo grave de la feminización de la pobreza no es solo que la mayoría de las personas pobres del mundo son mujeres si no que ellas son las sufren la pobreza con mayor intensidad.

“Si naces mujer tendrás más posibilidades de ser pobre; si eres pobre y mujer, lo sufrirás con mayor intensidad; si eres pobre y mujer tendrás mayores dificultades para salir de ella”.

Cuando en InspirAction hablamos de pobreza no hablamos solo de falta de recursos económicos: hablamos de falta de poder. Poder para realizarse como personas, poder para ver cumplidos sus derechos, poder para decidir sobre sus propias vidas. La pobreza es el resultado de relaciones de poder injustas y del abuso desproporcionado de poder. Y entre todas las desigualdades que se dan en el mundo, la mayor de todas es la que se da entre hombres y mujeres.

2016-Pobreza-Igualdad-Genero-InspirAction

#DemasiadasViolencias

Desde el nacimiento, la mujer tendrá menos posibilidades de controlar su vida, sus decisiones y su futuro. Su vida, le pertenece poco, o nada. Un menor número de niñas terminará la educación primaria y secundaria. Un menor número de mujeres accederá a un trabajo seguro y bien remunerado. E incluso cuando lo haga, la remuneración será menor que la de un homólogo masculino. Casi ninguna mujer tendrá acceso al poder político ni a pequeña ni a gran escala, de hecho la mayoría apenas tendrá voz real en su propio hogar. Demasiadas Violencias desde el nacimiento de cualquier mujer y más aún para aquellas que nacen en pobreza.

Las comunidades más pobres dependen en mayor medida de los recursos naturales y sociales. En escasez de posibilidades y recursos, las mujeres son siempre las que menos acceso tienen: a educación, a servicios sanitarios, a medicamentos…

Pero desde que en los años 90 empezó a estudiarse el fenómeno de la feminización de la pobreza, no solo las cifras resultaron evidentes si no que la conclusión habló por sí misma: no pondremos fin a la pobreza si no ponemos fin a la desigualdad de género.

Reivindica Justicia de Género

La desigualdad de género es para nosotr@s un fin en sí mismo, pero sin duda, es un objetivo imprescindible para lograr el fin de la pobreza. Las mujeres no solo son las que sufren la pobreza con mayor intensidad si no que son los mayores vehículos de transmisión de riqueza entre unas personas y otras. Está demostrado que cuando una mujer tiene un mayor acceso a recursos, estos se reparten mejor entre su familia y por extensión su comunidad.

Con nuestros proyectos y nuestro trabajo de desarrollo e incidencia queremos poner de manifiesto el escándalo de la desigualdad de género. Queremos sacar a la luz las estructuras que impiden que las mujeres sean dueñas de su poder, su poder político, económico y social. Arrancar el problema de raíz. Porque acabar con la feminización de la pobreza no se trata de conseguir que las mujeres realicen los roles de los hombres si no que ambos puedan reconstruir sus roles desde la igualdad y la libertad.

Tampoco podemos pensar que la desigualdad de género no es algo exclusivo de los países en desarrollo, se da también en las llamadas naciones desarrolladas y se da en todos los ámbitos posibles de forma visible e invisible. Solo a través de un proceso de decodificación y restructuración de roles y poder entre hombres y mujeres, entre generaciones y entre sociedades podemos hacer posible un mundo más igualitario en el que desaparezcan todas esas formas de violencia que oprimen a las mujeres.

En InspirAction todos nuestros proyectos tienen un enfoque de género y a través de ellos queremos que las mujeres puedan recuperar su poder económico, su poder político y su poder social.

Si quieres conocer en mayor detalle la situación de la Igualdad de Género en el mundo, nuestro trabajo o qué puedes hacer tú, suscríbete a nuestra información sobre Justicia de Género.

Además, tú también puedes alzar tu voz contra la injusticia: Indígnate, denúncialo en tus redes, comparte este contenido o crea el tuyo propio, no te calles. Hay demasiadas violencias.”

Participa en la conversación sobre justicia de género