Todos somos parte y víctimas al mismo tiempo