Más bocas hambrientas y más gente viviendo en la opulencia... Llamemos a las cosas por su nombre