Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

“Yo también puedo participar”

Fátima lucha para lograr el empoderamiento de las mujeres en El Salvador

Fátima es una mujer fuerte y está decidida a que las mujeres de su comunidad alcen la voz para que las políticas locales tengan en cuenta sus perspectivas y necesidades. Ella vive en una pequeña casa, con su compañero y cuatro niñ@s, en el Departamento de Morazán (El Salvador), una de las regiones más pobres del país. Todas las mañanas, se levanta a las 4 a.m. para preparar la comida y camina una hora hasta el trabajo. Sabe muy bien lo importante que es su trabajo en casa, pero tiene claro que:

 “El desarrollo no va a llegar a la casa si las mujeres no se involucran más en los trabajos de toma de decisiones”  


Desde el año pasado, está al frente de la Unidad de Mujeres de Torola, el municipio en el que vive. Allí trabaja nuestra contraparte Iniciativa Social para la Democracia (ISD), una organización destinada a promover los procesos de participación social y ciudadana para lograr una mayor transparencia pública y contacto de la sociedad civil con las instituciones públicas locales, como la Alcaldía Municipal de Torola, y también nacionales.

Se trata de un proyecto que está impulsando el desarrollo de muchos municipios, haciendo que su gente se implique en la toma de decisiones políticas y ayudando a reducir así la desigualdad en todas sus facetas (económica, social, de género…). Además, en este proceso de construcción de gobernanza y democracia en el que tienen que participar todos los ciudadanos y ciudadanas, las mujeres tienen un rol esencial. Ellas son, en muchas ocasiones, las que gestionan la economía familiar, las que conocen las necesidades de sus comunidades y deben, por lo tanto, tener una voz potente y que las empodere para tomar decisiones sobre las cuestiones que afectan a sus vidas.  

Fátima tal vez no lo supiera, pero ya era una lideresa en su comunidad antes de conocer el trabajo de ISD. Ahora, gracias al apoyo de esta organización, está consiguiendo que muchas más mujeres se impliquen en las decisiones políticas que se toman en la comunidad y participen de forma activa. Fátima anima a sus compañeras a formar parte de la Unidad, en la cual llevan a cabo la revisión de los presupuestos del gobierno local y la implementación de mecanismos de participación ciudadana.

 “Ahora las mujeres dicen: ‘Yo también puedo participar’. Ese es parte del empoderamiento que las mujeres han tenido” dice Fátima contenta 

 

Estos son pequeños pasos que van consiguiendo que se reduzca la desigualdad de género en El Salvador, un país en el que aún existe una gran brecha entre hombres y mujeres en cuestiones como la independencia económica, la participación política o los niveles de educación. De hecho, según los datos del PNUD, el salario promedio de las mujeres es 82,27 dólares más bajo que el de los hombres, las mujeres son propietarias de tan solo un 18% de las tierras agrícolas y solo el 9% de mujeres urbanas tienen estudios universitarios, tasa que se reduce aún más en las zonas rurales.

 

Para conocer cuál es la situación de las mujeres en Torola, la Unidad de Mujeres ha llevado a cabo una investigación y diagnóstico, con la colaboración del ISD y el gobierno local, un paso importante para la futura elaboración de la primera Política Municipal para las Mujeres.  Esta ayudará a mejorar las condiciones de vida de muchas mujeres con escasos recursos, crear talleres de formación para mujeres, etc.

Desde InspirAction, creemos que es esencial fomentar los procesos de mejora de la gobernanza en Centroamérica, para que la voz de los ciudadanos y las ciudadanas sea escuchada y los gobiernos locales adopten políticas más coherentes y acordes a las necesidades de est@s. En este proceso, la perspectiva de las mujeres, que durante tantas décadas ha sido marginada, es esencial y por eso invitamos a todas las mujeres, de aquí o allá, a sentirse empoderadas para participar en sus comunidades.


Noticias relacionadas