Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Voces de Siria


Agosto de 2013: Moustapha y Hassan tienen 14 años, Aliyah 11. Desde hace meses, tras verse obligados a abandonar su casa en Siria, han tenido que vivir la dolorosa experiencia de ser un niño refugiado. Sus voces nos cuentan cómo se sintieron al marcharse y cómo a través de nuestra contraparte estamos consiguiendo que recuperen una vida normal. 
 
La voz de Moustapha: nuestra vida cambió en un instante  
 
En Siria éramos felices. Vivíamos tranquilamente, en paz y felicidad. Al igual que todos los niños del mundo, nuestro día empezaba yendo a la escuela a estudiar y a jugar con nuestros amigos.
 
De repente, todo cambió: no más colegio, no más juegos, sólo miedo y terror. Empezamos a oír bombardeos. Pasábamos mucho miedo, pero lo más difícil de todo fue la decisión de abandonar nuestro pueblo y nuestro país.
 
Pero tuvimos que huir  y llegamos a un suburbio norte de Beirut. Pasamos de vivir en una gran casa para vivir (dos familias) en tan sólo dos habitaciones.
 
Ningún colegio quiso aceptarnos. En ese momento me di cuenta de que nuestras vidas habían cambiado en un solo instante. No poder ir al colegio nos acababa de convertir en niños de la calle.
 
Aliyah: la educación trae esperanza
 
Recuperé la esperanza cuando nos enteramos de que Mouvement Social (contraparte de InspirAction) estaban dando clases alternativas en Sin-el-Fi. Fue como encontrar un bote salvavidas, si ello no hubieran estado allí, mi vida se podría haber convertido en un infierno.
 
Es como una segunda oportunidad en mi vida. Podré seguir estudiando para no estar en la calle. Estoy contenta de tener compañeros de clase, de poder recuperar el ritmo de la escuela, de llegar por la mañana y salir de nuevo a las 2 pm... Ahora puedo leer y escribir, participar en las diferentes actividades, dibujar y hacer teatro.
 
Me siento bien, porque no soy una niña diferente a los demás. Ellos también tienen sus dificultades, pero Jimmy, nuestro profesor, se encarga de explicarnos las cosas. ¿Y sabes qué? Cada día leo mejor.
 
Lo que me hace más feliz es que vivo otra vez como cualquier otro niño en el mundo, pero sobre todo que me aceptan y tratan como a todos los demás. Ya no soy diferente, ya tengo amigos.
 

Hay más de un millón de niños como Aliya y Mustapha que han tenido que abandonar su casa y huir de Siria. Muchos de ellos están incluso solos, sin familia. Desde InpirAction queremos seguir trabajando para ayudarles. Por favor haz un donativo a nuestro fondo de emergencias.

 
 
 
 
___________________________________________________________

Más información sobre la Emergencia en Siria

Nuestra respuesta a la Emergencia en Siria. 

Noticias

29 de agosto de 2013: Ante una acción militar, los civiles pagarán el precio.
22 de agosto de 2013: Firmas para una llamada de paz en Siria.

Foto: Sarah Malian © InspirAction