Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Tierra de oro y muerte para los Quilombolas

sábado, 12 de mayo de 2018  Cooperación para el cambio Brasil Construyendo Paz
Los Quilombolas de Brasil reclaman de nuevo sus títulos

Que la tierra de las comunidades Quilombolas se convierta en oro o muerte para ellas depende en gran parte de su titularidad.

La propiedad de la tierra está en corazón de muchos de los conflictos mundiales y especialmente de América Latina. Pese a que muchos países latinoamericanos suscribieron el Convenio número 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT C169) en el que se establecen los derechos de los pueblos indígenas y tribales, el conflicto por la tierra no ha cesado.

En Brasil hay más de 2.800 comunidades Quilombolas, lo que supone 1,7 millones de personas. Su presencia, representación y lucha ha sido tan grande y ejemplar que en la propia Constitución brasileña de 1988 se reconoce su derecho a la tierra. Sin embargo, 25 años después de los cambios constitucionales, sólo unas 230 comunidades Quilombolas han adquirido títulos de propiedad de sus tierras, lo que representa sólo el 8%.

Sin la titularidad de su tierra, las comunidades Quilombolas están siendo desde años testigos del despojo y los desplazamientos provocados por la industria maderera y de bauxita. Su tierra, que es la base de su vida y supervivencia se convierte en su muerte. Sin sus derechos sobre la tierra, la desigualdad se incrusta y generaciones tras generaciones las comunidades Quilombolas son víctimas de explotación, criminalización, exclusión y pobreza. Aunque la malnutrición crónica en niños y niñas Quilombolas ha descendido un 38,2% en los últimos años (desde 18,6 % en el 2012 al 11,5% en 2014), continúa siendo un lamentable testimonio de una gran desigualdad.

La acción política para abordar esta problemática ha sido discontinua y mal gestionada. Actualmente se están produciendo nuevas movilizaciones de las comunidades Quilombolas de Oriximiná ante la falta de cumplimiento del gobierno.

El gobierno no cumple su palabra

2018-05-12-Brasil-quilombolas-Tierra

En 2017 se inició un diálogo entre el gobierno y las comunidades Quilombolas para proceder a la titulación de las tierras pertenecientes a Alto Trombetas 1 y Alto Trombetas 2, en el interior de Pará, Municipio de Oriximiná, donde viven cerca de 3.000 quilombolas.

Según nuestra organización socia la Comisión Pro-Indio, estos territorios están siendo amenazados por las actividades de la mayor productora de bauxita de Brasil que se desarrolla dentro del Bosque Nacional Saracá-Taquera.

“La empresa viene expandiendo la extracción hacia dentro de los territorios Quilombolas. En 2013, el Ibama autorizó la minería dentro de la TQ Alto Trompetas 2 (Platô Monte Branco) sin consulta previa, indemnización o plan de mitigación. Los planes de la minera incluyen la exploración dentro de los territorios quilombolas, lo que implicará la deforestación y excavación del suelo así como la instalación de alojamientos permanentes y temporales, de correas transportadoras y carreteras dentro de los territorios Quilombolas”. Comentan desde CPI.

Estas explotaciones tienen consecuencias devastadoras en la vida de las comunidades y son causa directa de la destrucción de sus hábitats.

En los diálogos, el gobierno se comprometió a la titulación de las tierras en un plazo de dos años, plazo que venció este mayo. Por ello, las comunidades Quilombolas se están movilizando para exigir acciones concretas.

Desde InspirAction sabemos que este es el único camino posible para acabar con la desigualdad que sufren tanto estas comunidades como otras poblaciones indígenas de Brasil. Por ello, estamos apoyando el trabajo de la Comisión Pro-Indio y de las comunidades movilizadas para exigir sus derechos.

Mas información

Fotografía del Carlos Penteado