Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Qasim, atrapado por la violencia

martes, 12 de agosto de 2014  Cooperación para el cambio

Cuando la aldea de Qasim fue atacada, él y su familia se vieron obligados a abandonar rápidamente su casa sin nada y a huir a través de sus huertos bajo un intenso tiroteo y bombas. Mientras que su esposa y sus cinco hijos pudieron buscar refugio en otra parte del país, Qasim tuvo que volver a su casa para recoger su carnet de identidad y el dinero que se había visto obligado a dejar atrás. Pero el recrudecimiento del conflicto en su pueblo, ha hecho que sea demasiado peligroso salir de casa.

Una familia obligada a separarse

Al describir la situación, la esposa de Qasim nos comenta: "Cuando los proyectiles cayeron en el pueblo, los niños lloraban. Huimos y luego un camión se presentó y nos transportó a un área que era relativamente segura. Ahora estamos aquí y mi marido es incapaz de unirse a nosotros. Él no puede salir de casa debido a los disparos de los francotiradores que hay en la zona."

Al igual que muchos de los que han sido testigos de un conflicto violento, la esposa de Qasim está sufriendo el impacto psicológico de lo que ha visto y experimentado. Lejos de su marido, ella y sus hijos han dependido hasta ahora de la generosidad y el apoyo de la población local.

¿Qué estamos haciendo?

Nuestra contraparte en Irak, REACH, está trabajando con personas que han sido desplazadas por la violencia en el país. A través de ellos, estamos apoyando a las familias más vulnerables, proporcionándoles productos esenciales como alimentos, colchones y almohadas, y kits de higiene y salud.