Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Nepal: La historia de las víctimas

miércoles, 6 de mayo de 2015  Cooperación para el cambio Nepal Emergencias
“Sentí el temblor durante más de 10 minutos, pero en realidad solo había durado unos 12 segundos. Pensé que si cerraba los ojos pararía”. Bishek, 11 años.

Mientras que InspirAction y sus organizaciones socias en el terreno evalúan los daños en las comunidades del valle de Katmandú, y distribuyen alimentos y artículos de emergencia para los que más lo necesitan, vamos conociendo los nombres y las historias de las víctimas.

Bishek tiene 11 años y es de un pueblo llamado Pkhel, en el distrito de Bhaktapur. Justo antes de que el suelo comenzara a temblar, él y su hermano estaban viendo la tele.

“Cuando todo empezó a moverse intenté salir corriendo a la calle pero me caía todo el tiempo; mi hermano Prakesh me ayudó, pero ahora sé que si no hubiera sido capaz de salir estaría muerto porque la fachada de la casa se cayó completamente tan pronto como salimos por la puerta”.

Los soldados tiraron el resto de la casa de Bishek abajo ya que era demasiado peligrosa para vivir. Ahora no tienen ninguna pertenencia y están viviendo bajo una lona de plástico.

“Cuando llueve todo se inunda. Ahora solo puedo pensar en mantenerme a salvo con mi familia”.

©InspirAction /Sam Spickett

Alrededor de 10 kilómetros de distancia, en la antigua ciudad de Kirtipur, Shivam Shu Thapa de 5 años y Sanjog Basnet de 11 estaban jugando a un juego cuando comenzó el terremoto y las paredes comenzaron a caerse a su alrededor.

En su escuela les habían enseñado a encontrar un lugar seguro a la intemperie cuando hubiera un terremoto, y si no podían salir del interior, a esconderse debajo de una mesa. Pero no era tan sencillo.

"No teníamos una mesa para escondernos debajo, así que nos metimos en la cama, nos tapamos con mantas y esperamos aterrados a que ninguno de nosotros resultara herido”.

©InspirAction /Sam Spickett

Chini Thapa de 65 años, estaba durmiendo cuando empezó el temblor. El fuerte estruendo que producía la tierra al rasgarse la despertó de repente.

"Yo estaba cerca de la ventana, cuando, de repente, los escombros me llegaban hasta la cintura; el techo se había derrumbado sobre mí'.

Su marido y sus hijos la sacaron de entre los escombros. A pesar de su ropa desgarrada y su cuerpo magullado, Chini sintió un enorme alivio al darse cuenta de que había sobrevivido a la catástrofe.

Ahora Chini está en un campamento temporal a medio kilómetro de su antigua casa. Intenta dormir por la noche, pero está preocupada por lo que podría deparar el futuro para ella y su comunidad. A pesar de haber perdido sus posesiones, su casa y toda la comida que tenía almacenada, sus palabras están llenas de resistencia y generosidad.

"Me siento agradecida de que al menos tenemos un lugar para vivir, pero desearía poder ayudar a los menos afortunados. Deseo para ellos que reciban apoyo como nosotros, de algunas de las organizaciones que están empezando a visitarnos con alimentos y mantas”.

 Las lluvias ya han comenzado en el Valle de Katmandú y la amenaza de la temporada del monzón se cierne sobre los que viven en campamentos.

Nuestras contrapartes están allí ahora, respondiendo a las necesidades inmediatas de aquellos como Bishek, Shivam, Sanjog y Chini, repartiendo mantas, lonas, comida y tabletas para purificar el agua. Yeeshu Shuklar, nuestro técnico de emergencias en Nepal nos informa en este video desde Kirtipur, en el valle de Katmandú.

Historias como estas no tienen fin aquí y nuestras contrapartes trabajan muy duro para que el próximo capítulo en la vida de estas personas esté lleno de esperanza.


 Dona ahora