Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Mujeres y desigualdad en Camboya


Aunque desde una perspectiva lejana, Camboya no parece un país culturalmente machista, la violencia contra las mujeres y las niñas es muy común.

Violaciones, tráfico, maltrato doméstico e incluso violaciones en grupo son noticia cada día en los medios de comunicación y en las conversaciones de pasillo.

Son las consecuencias de una sociedad en la que la mujer nunca ha sido considerada como un igual. Tiene un estatus más bajo en la sociedad, no tienen capacidad para tomar decisiones sobre su propia vida y no tienen acceso al poder.

Sin embargo, a pesar de esta desigualdad, en las zonas rurales la mujer carga desproporcionadamente con el peso del trabajo agrícola y del mantenimiento de la familia. A causa de la falta de poder para tomar decisiones, la mayoría de las veces, las mujeres no tienen acceso a los servicios agrícolas del estado por lo que están en desventaja.

Un futuro mejor para mi hija

Antes de recibir formación a través de nuestra contraparte CEDAC, Pheach Ken tan solo tenía unas pocas gallinas y un pequeño campo de arroz que no le daba lo suficiente para sobrevivir y alimentar a su familia en su pequeña casa de 4 x 5 metros.

Ken hoy es el testimonio de lo que puede conseguirse dando formación, derechos y recursos a las mujeres que no los tienen.

Gracias a la formación que recibió a través de nuestra contraparte CEDAC, hoy la hija de Ken continúa con sus estudios siendo la única chica de su comunidad que no ha tenido que dejarlos para empezar a trabajar.

Con la formación en técnicas de agricultura que recibió, Ken tiene una granja avícola, una piscifactoría y un campo de arroz. Ahora sabe cuales son las mejores plantas para cocinar y tiene mangos para vender en época de sequía.

Ken espera que su hija consiga una beca para ir a la universidad. Con su esfuerzo, Ken puede darle un futuro mejor y unas condiciones más igualitarias para su hija. 

¿Quieres descubrir más historias para el cambio?

Conoce el esfuerzo de otras mujeres por salir de la pobreza.
Visita nuestro album de mujeres emprendedoras.

Foto: Amanda Farrant © InspirAction


Noticias relacionadas