Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Licri: “Es importante ir al colegio porque es una garantía de futuro”


De los hoteles de lujo para turistas y centros comerciales abarrotados a los poblados chabolistas donde familias enteras sobreviven a duras penas con un plato de comida al día hay pocos kilómetros. Un paseo en coche de 5 minutos te muestra la otra cara del país más famoso por sus playas y mojitos. Bienvenido a República Dominicana, uno de los países más desiguales de Latinoamérica y donde la tasa de población viviendo por debajo del umbral de la pobreza supera el 40%.

En el país caribeño, las grandes diferencias se acentúan si eres de origen haitiano. Marismenia sufre la discriminación y las dificultades administrativas a las que se enfrentan los ciudadanos que provienen del otro extremo de La Española. Madre de 14 hijos, de los cuales 5 han fallecido,  es consciente de la injusticia de la desigualdad: “Es duro darse cuenta que unos tienen más que otros. Especialmente, cuando muchos no tenemos acceso a servicios básicos como la salud”.

Licri Bueno es uno de sus niños. A sus 17 años sueña con que los estudios le permitan encontrar un buen trabajo y escapar de la pobreza: “Es importante ir al colegio porque es una garantía de futuro”. Fruto de un sistema educativo sin fondos suficientes, con pocos profesores y con clases superpobladas, InspirAction, junto a otras organizaciones de la sociedad civil dominicana, llevó a cabo una campaña para presionar al Gobierno a invertir un 4% del PIB en Educación y posibilitar que niños como Licri pudieran acceder a una educación pública y de calidad.

A pesar de que se levanta a las 7:00 am para asistir a las clases en la escuela, para Licri es muy importante ayudar en casa a su familia: “Nosotros compartimos las tareas de la casa y ayudamos a nuestra madre a limpiar, recoger o comprar”. Con ayuda de InspirAction y su contraparte, Solidaridad Fronteriza, él y su madre han sido capaces de aprender a sembrar, cultivar y llevar las riendas de su propia huerta ecológica. “Plantamos repollo, lechugas, cebollas y patatas, es un trabajo duro y hace falta ser fuertes, pero así podemos producir nuestros propios alimentos”, afirma Licri

No obstante, Licri y su familia continúan siendo vulnerables a las sequías e inundaciones: “A veces no llueve nada, otras, en cambio, es tanta el agua que cae que no podemos ir al colegio o cultivar”. Su madre teme que los efectos del Cambio climático y las repentinas e intensas lluvias arruinen su producción: “Nos quedaríamos sin nada, ni nadie que nos ayude”.

Desde InspirAction trabajamos a nivel local para apoyar a las comunidades afectadas por el calentamiento global y nivel internacional para presionar a los líderes políticos instándoles a tomar las decisiones necesarias en la lucha contra el Cambio climático.

Puede interesarte leer:

-       Campaña de “Vidas en Pause”para luchar contra la discriminación que sufren los dominicanos de origen haitiano.
-       Campaña “4% para la educación”
-       Nuestro trabajo de incidencia en la COP20 de Lima