Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Mujeres indígenas del Amazonas en defensa de los derechos territoriales

Mujeres de las comunidades indígenas en Bolivia se movilizan para defender sus derechos territoriales ante la amenaza de megaproyectos

Son muchos los desafíos a los que se enfrentan las comunidades del Amazonas. Las continuas amenazas frente a los megaproyectos han hecho que las mujeres de las comunidades indígenas se movilicen conjuntamente. Con el apoyo de InspirAction y sus contrapartes intentan poner freno a la impunidad de la de minería y la energía hidroeléctrica.

La comunidad indígena Tucana es una de las más afectadas por las numerosas propuestas de construcción de megaproyectos en la Amazonia boliviana. Desde hace meses el gobierno está negociando para iniciar la construcción de nuevas plantas hidroeléctricas en sus tierras, ubicadas en la zona norte del departamento de La Paz. 

Pero este no es el único desafío al que se enfrentan los Tucana. El gobierno pretende deforestar 17,000 hectáreas de bosque para plantaciones de caña de azúcar de una fábrica ubicada en medio de estas tierras.  Se trata de un proyecto especialmente dañino ya que estas plantaciones requieren muchos pesticidas y herbicidas, productos que contaminarán, entre otros espacios, los arroyos en los que las comunidades pescan y obtienen agua.

También los grupos indígenas del territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure (TIPNIS) se enfrentan una vez más a la amenaza de la construcción de una vía. Esta construcción podría facilitar que otras personas se apoderen de sus tierras. Asimismo, en el departamento de Santa Cruz, la construcción de otra planta hidroeléctrica amenaza con inundar la tierra donde viven muchos guaraníes. También la amenaza acecha a la frontera con Brasil, donde la planta hidroeléctrica binacional que afecta los ríos Madera, Mamoré y Madre de Dios podría inundar la mayor parte de la región, donde trabajamos con comunidades indígenas y campesinas.

Las comunidades indígenas, excluidas de las negociaciones de los proyectos   

A pesar de que las leyes internacionales suscritas por Bolivia otorgan a los pueblos indígenas el derecho de ser consultados sobre proyectos de infraestructura que tienen lugar en sus tierras, en muchos casos no se respeta esta regla. Por otro lado, en las ocasiones en las que se realizan dichas consultas, los grupos se ven obligados a llegar a acuerdos que ni les protegen ni les benefician.

Se trata de una situación que exige visibilización y denuncia. Las personas que forman parte de las comunidades han intentado, con el apoyo de nuestra contraparte Soluciones Prácticas, hablar con las autoridades. Asimismo, también están ejerciendo más presión sobre sus organizaciones territoriales para que se unan esfuerzos para proteger los derechos territoriales y del medioambiente. No obstante, se trata de procesos difíciles. 

La Organización de Mujeres Indígenas del Norte Amazónico de Bolivia (OMINAB) compartió su experiencia al negociar un acuerdo con una empresa de hidrocarburos que comenzó a explotar gas en el territorio Cavineño. Al inicio de la negociación los representantes de la compañía trataron de obtener el consentimiento de las comunidades indígenas. El consentimiento fue manipulado, pidiendo las firmas de las personas simulando que se trataba de una inscripción para recibir el almuerzo. Un proceso totalmente injusto al que el gobierno y la compañía de hidrocarburos dieron validez.

 02-08-18-mujeres-amazoniaLos trabajos de exploración han comenzado en el territorio Caviñeno, sin embargo las mujeres de OMINAB, apoyadas por nuestro socio, la Fundación Machaqa Amawta, están acompañando al personal de esta empresa para supervisar su trabajo, tratar de renegociar el acuerdo y denunciar algunas prácticas como la exploración de gas en las fuentes de agua.

OMINAB ha asumido un papel muy activo ante la inacción por parte de una organización más grande, dirigida por hombres, que no está cumpliendo su papel. En esta línea, las integrantes de OMINAB están tejiendo redes con otras organizaciones como el Consejo Indígena de Mujeres Tacana (CIMTA) para aumentar las alianzas entre todos los territorios de la región (Cavineño, Tacana-Cavineño, Araona, Pacahuara, Chácobo y Joaquiniano) y devolver así la voz y el poder a las comunidades indígenas.