Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La tormenta perfecta: Cambio climático y evasión fiscal


Con tan solo siete años de edad, Juan David Valladares ha sufrido cómo el cambio climático y la evasión de impuestos impiden a su comunidad escapar de la situación de pobreza en la que viven.

Hannah Richards © InspirAction

Con tan solo siete años de edad, Juan David Valladares ha sufrido cómo el Cambio climático y la evasión de impuestos impiden a su comunidad escapar de la situación de pobreza en la que viven. El mundo de Juan dio un vuelco cuando una tormenta tropical azotó las costas de Guatemala. Aunque este tipo de tormentas suelen ser habituales en la región, la fuerza de esta fue devastadora, causando numerosos daños.

Los científicos coinciden en que las tormentas que se producen en las costas del Pacífico de Guatemala se están volviendo más fuertes y más frecuentes, y apuntan al Cambio climático como el factor desencadenante. En la memoria de Juan se encuentra grabada la imagen de su casa siendo engullida por las aguas torrenciales. “Estuve sin mi madre durante ocho días. Me quedé subido a un árbol y ví cómo las aguas crecían cada vez más hasta que se llevaron mi casa”.

La prevención es una estrategia fundamental para reducir el impacto de futuros desastres naturales, sin embargo, Guatemala se enfrenta a otra cruda realidad: la evasión fiscal. Debido a los bajos niveles de recaudación fiscal y la evasión generalizada del impuesto de sociedades, el gobierno de Guatemala ha tenido problemas, incluso, para financiar el Sistema Nacional de Alertas por Emergencia.

La pasividad gubernamental en controlar esta lacra impide que se recaude el dinero suficiente para atender las necesidades básicas de las poblaciones más vulnerables. Por eso, las contrapartes de InspirAction están ayudando a comunidades como la de Juan a presionar al gobierno: “Queremos que limpien y mantengan las vías fluviales para que no se inunden nuestros pueblos”.  

En un país donde el cincuenta por ciento de los niños guatemaltecos menores de cinco años sufren de desnutrición crónica y muchos mueren por enfermedades fáciles de prevenir y de tratar, el gobierno no puede permanecer impasible ante la injusticia del sistema fiscal. Los sistemas y las estructuras que causan la pobreza fueron construidos por la gente y es la gente la que puede acabar con ellos.

Si te ha interesado esta noticia también puedes ver...

- ¿Cómo trabajamos para frenar el cambio climático?

- ¿Por qué es importante la justicia fiscal?

- Víctimas del clima que han heredado

- ¿Quién paga el precio de la evasión fiscal?