Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

La mujer indígena que trajo esperanza y salud a su pueblo

Yessenia pudo ser una víctima pero lo que le ocurrió cambió la vida de muchas personas

Yessenia Esquivel no ha tenido una vida fácil. Madre de una niña de 11 y un niño de 6 años, fue víctima durante varios años de maltratos y violencia por parte de su pareja.

La frecuencia y la intensidad de esta violencia era tanta que Yessenia tomó la decisión de separarse. Se enfrentó al reto de ser una mujer que vivía "sola", de mantener un hogar, de superar prejuicios y miradas en un contexto en el que la mujer sigue estando totalmente supeditada al hombre. Pero esta madre coraje se hizo a sí misma y hoy con esfuerzo y dedicación no solo mantiene a su familia si no que es una reconocida lideresa en La Estanzuela, una humilde comunidad maya-chortí de Honduras.

Con su propia experiencia entendió la importancia de organizarse para sacar adelante a su familia y a su comunidad. Así, esta lideresa fue incorporándose a diversos espacios de participación a nivel comunitario, que la llevaron a convertirse en la actual vicepresidenta del Comité de Salud de Estanzuela. Este comité está consiguiendo que toda la comunidad pueda mejorar su salud y su vida.

La marginación histórica de la que han sido objeto los pueblos originarios en Honduras ha causado que esta población viva una situación de abandono y falta de acceso a los servicios públicos más básicos. Según un Informe de la Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas sobre su visita a Honduras en 2016, el 72% de los hogares indígenas no tiene suficiente para alimentar de forma adecuada a su familia (frente al 42% de la población general), situación afecta con especial intensidad al pueblo maya-chortí (87,4%). El mismo informe señala que la tasa de mortalidad neonatal entre los pueblos indígenas hondureños es de 43.5 por mil, superando ampliamente la media nacional (35.1%).  Es también preocupante la elevada tasa de desnutrición infantil que padece la población chortí, superior al 55%. Un pueblo que carece también de instalaciones, de personal y de medicamentos en los pocos centros de salud en territorios indígenas. Se podría decir que para ellos, el acceso a la salud es casi inexistente.

2017-05-17-Salud-indigena-honduras-t500En este contexto, desde InspirAction junto a nuestra contraparte OCDIH estamos desarrollando el proyecto “Derechos de salud reproductiva para las mujeres indígenas y marginadas de Centroamérica” en diversas comunidades de los departamentos de Copán y Lempira, en el occidente de Honduras. A través de la participación de las propias comunidades estamos consiguiendo cumplir su derecho de acceso a la salud. En el caso de Estanzuela, el comité de salud apoyado por este proyecto ha realizado múltiples acciones que han redundado en importantes beneficios para la comunidad. Por ejemplo, se le ha dotado de un botiquín al acceso de toda la comunidad en el que las mujeres y los hombres pueden adquirir de forma gratuita diversos medicamentos y métodos anticonceptivos (condones, píldoras, inyecciones), que son suministrados por Yessenia y otra compañera del comité a los usuarios, que reciben además una breve explicación sobre la correcta forma de utilización de dichos métodos. El comité también ha logrado gestionar campañas de limpieza de la comunidad, visitas de brigadas médicas, y la realización de charlas sobre planificación familiar impartidas por empleados del sistema de salud entre otros.

La salud de las mujeres, quienes están especialmente afectadas por la falta de recursos, es un tema prioritario. Por ello, desde InspirAction estamos facilitando talleres sobre salud sexual y reproductiva que son impartidos por la propia Yessenia. El liderazgo de Yessenia en esta materia se refleja en la gran confianza que las mujeres de su comunidad depositan en ella. En muchas ocasiones sus vecinas tocan su puerta para buscar consejo por alguna dolencia propia o de los hijos, a veces incluso bien entrada la noche. En la actualidad Yessenia ha establecido una relación de confianza con los encargados de salud de la región, a los que puede contactar vía telefónica de inmediato en caso de urgencia para referirles cualquier situación.

El apoyo de InspirAction a la comunidad de Yessenia, ha supuesto una mejora en el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva y ha aumentado la concienciación sobre las problemáticas relacionadas con la misma en la población beneficiaria. Sin embargo, todavía existen importantes necesidades por cubrir, cuya realización solo podrá lograrse fortaleciendo la organización comunitaria, la educación y sensibilización, y el adecuado acceso a servicios de salud integral.